sábado, 2 de marzo de 2013

El día blanco y verde

El frío halo luminoso de la luna, la noche del miércoles veintisiete, hacía presagiar que...



la jornada grande de los andaluces iba a ser verdaderamente "blanca y verde".



Y efectivamente, esa mañana amaneció toda la sierra de Ubrique y alrededores,
gélidamente nevada. Así que cámara en ristre nos fuimos a fotografiar el día blanco y verde.



Llamaba la atención la Laguna de Benaocaz con su límpido manto albar
como si fuese un circo glaciar cualquiera.
Al helor reinante no están acostumbrados...



ni nuestros caballos; por cierto, éste también blanquecino.



Buena pose la del legendario pluviómetro y buen marco, digno de
las imágenes de la sierra de Cádiz en el blog, Aznalmara.



El verde y el blanco abunda. Pronto por esa interminable curva de la carretera
de Benaocaz circularán los coches llenos de curiosos para adentrarse
en el níveo de la sierra de Grazalema.



El espectáculo inmaculado, sobrecoge. En Ubrique es muy difícil que nieve pero Benaocaz
sí está acostumbrado a fundir el alba de sus casas con la cándida nieve.



En este día blanco y verde, Ubrique se acurruca en su fértil valle de antaño...



Sólo le queda contentarse con la contemplación de la nieve en su escaso horizonte.



Ya que estamos en el pluviómetro, vamos al llanito de atrás, al que tantas veces
nos llevó don Manuel Cabello (padre) para disfrutar de un buen día de campo;
Volvamos a quedarnos boquiabiertos con el impresionante lantisco-árbol...



que sigue bebiendo en la ya deteriorada fuentecilla de su pie.
¡Por supuesto que el agua está congelada!
Y ya que estamos en el llano, habrá que acercarse...



para fotografiarlo con algo de nieve, hasta el acueducto con el que los romanos
de Ocurrris se ayudaban para abastecer su ciudad desde la sierra gemela
de los Paredones. Es digno poder admirar la perfecta obra casi dos mil años
más tarde. Una vez más, albo y verde se suman a la cultura y al paisaje.
Pero por desgracia no siempre es así...



en ocasiones, mentes mentecatas hacen que desentone con crueldad
el ebúrneo con el verde del escambrón que poco a poco se entremezcla por las rendijas
del "descuido involuntario" en el inútil intento de camuflarlo. 
Un objeto más para desamueblar la sierra.
 ¿A quién se le ocurre?



El dia veintiocho de febrero día de Andalucía,
hasta el Higuerón se vistió de bandera blanca y verde.




El blanco y el verde andaluz se han unido para celebrar el día de Andalucía.
 Fue una grata jornada de homenajes a nivel local (en la escuela Redonda).



Nuestro ayuntamiento quiso resaltar la labor de cuatro ubriqueños.
Uno de ellos hace tiempo que no está físicamente pero su legado 
y su arrolladora personalidad se mantienen vivos entre nosotros.



El evento contó con un querido presentador, Atanasio Villalba que supo resumir 
la intensa vida dedicada al patrimonio cultural y natural de su tierra,
 de nuestro querido maestro y padre, don Manuel Cabello Janeiro.
 Subimos los cinco hermanos a recoger el merecimiento,
bajo la mirada encandilada de nuestra madre...



y fue nuestra hermana, la del blog Lila la que agradeció con palabras, el gesto.



Pero había una sorpresa. La familia Cabello Izquierdo, en la difícil tarea
 de tratar de continuar los pasos de nuestro padre, hemos logrado
con nuestra entusiasta búsqueda de manantiales, la certificación por parte del proyecto
CONOCE TUS FUENTES, de la Universidad de Granada,
de Ubrique como "LA VILLA DE LAS CIEN FUENTES".



Un distinguido galardón que  poseen muy pocas  localidades andaluzas 
y que la concejala muestra al público con añadida sorpresa.



También se recococió la labor, en el campo de la educación física, a don José Castro
que lo agradeció con sencillas y emotivas palabras.



Pudimos disfrutar de una virtuosa audición de piano andaluz clásico,
 a cargo de don José García, profesor de la escuela de Música.



Hubo especial y cariñoso reconocimiento, considerando al flamenco como 
patrimonio de la Humanidad, a dos longevos cantaores, don Pablo Palmero y don Juan Maza
 que nos deleitaron sorprendentemente, con unos arraigados fandanguitos que brotaron
como agua de fuente, de lo más hondo de sus sentimientos.



Después actuó el dúo "En Cuero", haciendo vibrar a los presentes con su cante vivo y actual. 
Y como no, para ir cerrando el acto, nuestro alcalde pronunció un 
ineludible discurso, dando paso al final del acto con la interpretación...



del himno de Andalucía en su versión original,
 a cargo de la coral polifónica "Ocurris Pópuli" de Ubrique bajo la dirección
del profesor de la escuela de música, don Juan Antonio Aibar.



El Salto de la Mora se siente satisfecho y tranquilo pues por fin se hizo público,
 el oficial reconocimiento a la persona que más lo amó y que dió a conocer a Andalucía,
a España y a la Humanidad, sus más íntimos e históricos secretos.
El Verde de este humilde blog, agradecerá siempre al Blanco impoluto de la nieve 
su generosa y oportuna aparición entre los actos del día de Andalucía...
el día blanco y verde.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario