sábado, 24 de abril de 2021

Letra ecológica de carnaval

 

Ubrique y su Sierra, un complemento perfecto.

Desde hace décadas nos ha preocupado la conservación de nuestro entorno

porque no podríamos ser más privilegiados y había que cuidarlo.

Y esa inquietud se plasmó en la letra de un pasodoble de 

una chirigota "ilegal" de finales de los ochenta del siglo pasado.

Nos llamábamos "Los superhéroes ecológicos".

Para recordarla y perpetuarla, podemos canturrearla

con la musiquita de los "Guanaminos".

La letra ecológica de carnaval, dice así:



"Cuando cojo mi mochila...



y me marcho de excursión,..



no se olvida la bebida...



la comida...



y el bolsón.



Voy en busca...



de ese llano...



que está en la Primera Aljibe.



Me he puesto los "coreanos"...



y dos buenos pares de calcetines.



Mientras subo dejo detrás...



las últimas casas.



Por desgracia me he de encontrar...



muchísimas latas.



¡Qué pena de nuestra Sierra!



¡Qué abandonada que está!



¡Toda llena de basura...!



Creo que no lo aguantará.



El día que ella se harte...



Yo sé lo que va a pasar.

¡Con una lluvia de piedras...




la Sierra entera protestará!"

(Ojalá eso nunca pase y sigamos velando por ella)



.

jueves, 11 de febrero de 2021

Dejadnos plantadas

Aquellos que vivimos en Ubrique o en el resto del planeta
y que nos importa el mundo vegetal...



porque nuestra seña de identidad es el "verde"...



y nos llama la atención más lo natural que lo artificial, sin menoscabo
de la belleza embebida, nacida y creada de mente y manos humanas.



Nosotros que entendemos bien, el "arte" de la gran madre Tierra...



y su poder para disimular, parte del ochenta por ciento del Planeta ya humanizado.



Nosotros que en nuestros "pensamientos" está, 
el sembrar alguna que otra maceta, para darle vida al color...



Y nos parece tan necesaria una bella rosa...



como una cebolla albarrana.



Aquellos que admiramos el poder de la Gran Madre que nos da la vida...



y nos transforma en la muerte.



Los que sonreímos a la naturaleza y la representamos...



aunque sea con unas humildes cerillas.



Aquellos que valoramos el reciclaje 
y el darle otro uso a los objetos cotidianos para crear vida.



Los que nos quedamos absortos ante la sutileza de unas orquídeas...



o ante la aspereza de un "Cardalana"...



y seguimos quedándonos atónitos ante el exotismo 
extraterrestre de la flor de la cola de ratón...



o ante la simpleza de la flor de la vinagrera.



Aquellos que echamos de menos a algunas plantas caídas en desgracia
por la ineptitud humana. (Hace tiempo que pasó la tuna)



A los que nos gusta nuestra fiesta tradicional 
y cortamos las varas de asfodelus sin arrancarlas
 para no dañar la "gamonera" y así,
perpetuar la laureada celebración del día de los Gamones.



Los que admiramos cómo las plantas se aferran a la vida...



porque la vida les va en ello.
Aquellos que comprendemos que las plantas son la clave del reino
y vivimos junto a ellas, intensamente, el ciclo vital...



bien reflejado en las cuatro estaciones.
La primavera.



El verano.



El otoño.



El invierno.



A los que nos lastima hasta el alma cuando esa energía verde, 
se ve truncada y se esfuma, ya sea por causas naturales atmosféricas...



o por causas naturales cronológicas.
Pero lo que más duele es cuando la causa...



es una sierra mecánica. 
En nuestro querido pueblo entendemos bien de eso.
No será por desgracia una sola vez, la que Ubrique en verde esté de luto.



Los que comprendemos que hay que paliar,
en la medida de lo posible, el cambio climático
y realizar acciones para esa causa.
Como plantar una encina, por ejemplo.



Verla crecer lentamente y cuidarla porque nos aterra...



la idea de la deforestación.
¡Qué el animal humano es muy bruto en ese tema...!



Aquellos que cuando vamos por gusto, a dar un paseo al campo, 
lo hacemos sin ni siquiera la escusa de coger espárragos...



ya que para la alimentación, tenemos las plantas de siembra.



Nosotros que en nuestros genes está todo a su favor,
te pedimos, si no lo eres, que respetes las plantas.
Es posible que ellas sean más necesarias 
que muchos seres humanos en este Planeta 
-aunque suene a demagógica exageración.



Por todo ello, si el reino vegetal hablara, nos diría...
¡¡¡Dejadnos plantadas, por favor...!!!
(¡No te lleves más las flores, por favor...! -implora el cartel)



Que si así lo hacemos, ellas seguirán sumando
plasticidad y cordura a nuestras vidas.



Y seguirán haciendo de los rincones escondidos de nuestro querido pueblo,
lugares con un encanto especial.



.