jueves, 10 de junio de 2021

Despega, Ubrique

En esta ocasión, "Ubrique en verde" intentará hacer una entrada de altura.
Primero porque somos un pueblo de altas miras y que nuestra capital,
 pudo haber servido perfectamente de inspiración a Spielberg 
 para sus "Encuentros en la tercera fase"...


y segundo, porque en la carretera de Benaocaz, tenemos un pluviómetro
también susceptible de tan galáctica decoración.
Ya habremos sospechado a qué "alturas" nos referimos
y de ahí el título de la ponencia de altos vuelos de hoy.


Hasta contamos con una rampa de lanzamiento para impulsarnos al cielo...


Como lo hace desde tiempo inmemorial nuestra enhiesta Cruz del Tajo.
Pero como en cualquier despegue, necesitamos una cuenta atrás y qué mejor que usar
los números de las casas de nuestras calles para la emocionante labor.
Y como son tantos, los hemos cogido de dos en dos para ver más modelos.
¡Atención al despegue! ¡Comencemos!
 

¡Diez...!


¡Nueve...!


¡Ocho...!


¡Siete...!


¡Seis...!


¡Cinco...!


¡Cuatro...!


¡Tres...!


¡Dos...!


¡Uno...!


¡Cero...!
Pero como no hay "cero" como número de las casas
y los estamos poniendo de dos en dos,
vamos a buscar aunque sea, dos "ceros" por la Sierra.


Un cero-cero más natural.
Imaginación al poder. Ahora ya podemos terminar con...
¡Y cero...!
¡Ignición...!


¡Despegue...!
Y así comenzaremos nuestro viaje dando vueltas por las alturas...


Como lo está la veleta del vivero municipal según le sople el viento.
Daremos vueltas por las alturas...


pero sin arriesgar la vida, como éste,
sacado del internet y a punto de despegar.


Aunque algunos trabajos de altura, tienen "cacaruca".


Sin embargo, contemplando todas las medidas de seguridad,
son imprescindibles en nuestra desarrollada tecnología.
 

¡Vamos...! Que si no estuviera arreglado y a punto todo el...


complejo sistema de comunicaciones
-y no nos referimos al avión que parece que va a la luna...


no podríamos tan siquiera hacer esta entrada.


Hemos que vivir con la sombra de la tecnología sobre nuestras cabezas.
A estas "otras alturas" del "post"...


vemos que nos llama la atención todo lo que apunta al cielo.
Todo lo que parece que está despegando.
Todo lo que parece que va a despegar...


como esas grúas gigantes que montan para facilitar la instalación...


de otras grúas gigantes...
 

que sirven para la construcción de casas "gigantes".
Lo dicho, nos llama la atención los cuerpos extraños
que parece que van a arrancar a volar...


y que apuntan al cielo.


Y los no tan extraños que también lo "encañonan".


O sea... ¡Nos gustan los OVNIS...!
-objetos voladores no identificados.


Hasta contamos con un "allien" en la cueva de la Vieja
que se quedaría atrapado como ET, en espera de ser rescatado.
Aquí, en nuestro querido pueblo,
incluso presumimos de un lugar de avistamientos...


en los Veinte Pilares -como bien lo indica el cartel anunciador.
Y es que allí, de un tiempo a esta parte, han ocurrido fenómenos extraños.


Inusuales avistamientos...


pero de OFNIS
-objetos feos no identificados-
detrás de los legendarios pilares.


También como una nave espacial es la cubierta de la Escuela Redonda.
Ese colegio que si lo miramos por arriba...


también parece un "OFNI".


Igualmente, surcan estáticamente los cielos
las casetas de feria.
O algunas obras inacabadas...


de arquitectura...


y otras acabadas.
A esta le falta poco para dar el salto. Aerodinámica es al menos.
Pero si hay una construcción que rasca los cielos...


y sobre la que se posan las cigüeñas viajeras...


que sobresale, aunque no de todos los edificios...


es la funcional torre de telecomunicaciones.


Esa que tiene línea directa con las ondas de los cielos.


Y decimos "funcional" porque estéticamente comparada
con otra torre, la del San Antonio mismo, deja mucho que desear.


También muchas de las cruces de Ubrique apuntan al cielo...


incluso llegan a codearse con los astros.


Y qué decir de la palmera del Convento
o de nuestros monumentos emblemáticos.
Como la entrada al monacal edificio
que bien parece que tener tres motores propulsores.


O como el campanario de la O que parece una nave espacial a punto
de salir como un cohete para subir por encima de la Cruz del Tajo.
Y para terminar de volar con la onírica ocurrencia,
no podemos, ni debemos, dejar atrás a nuestro genuino
OBSI
-objeto bello sí identificado.


La torre del San Antonio siempre apuntando al cielo
y haciendo despegar la imaginación de quienes lo contemplan.
Que de eso se trata, de avanzar con la imaginación.
 ¡Despega, Ubrique...!
Que entre unas cosas y otras,
algunas veces parece que vamos dando, "pasitos pá tras"...




.

1 comentario: