domingo, 29 de julio de 2012

Buscando el puente del Pantano


  Estamos preparando el recuento de los puentes de Madis... ¡oh, perdón! de Ubrique, 
tanto dentro como fuera de la localidad. Éste del Naranjal sirvió de marco a estos
muchachos que cumplían con la tradición del día de los Gamones.
 Tenemos TODOS  los puentes ya fotografiados pero hay uno en el pantano
-que creemos le llaman "la pasá Córdoba"- y sólo se vislumbra cuando 
el nivel hídrico del embalse baja lo suficiente.




  Con el aporte de nuestros ríos en estos últimos años ha sido importante...



y el embalse ha estado bien lleno. De hecho lo pudimos comprobar
cuando nos dimos una vuelta al pantano de los Hurones.



Había que esperar a que buena parte de él tuviera este aspecto.
Como estamos en pleno verano nos fuimos a la cola del pantano de excursión 
con la esperanza de encontrarlo con el nivel mínimo para dar 
con nuestro último objetivo.



La aventura prometía. 
A los pies del cerro Mulera donde están los eucaliptos del inhabilitado 
campamento juvenil, se abría el grandioso llano de lama secándose al sol.




Así que siguiendo el curso del río Ubrique por lo que antiguamente fue la carretera de Algar...




Fuimos a ver si la suerte nos sonreía.
Un poco más abajo comenzaba el agua embalsada.



El lugar es de una auténtica belleza paisajística. Con el pico de la roca del castillo de
Fátima, el marco es especial para disfrutar de la naturaleza en plena calma.



Mirando atrás se ve el antiguo camino por el que se iba a la Alcaría  
en la ruta del puerto de los Negros por el Huertezuelo -por ejemplo- 
y si somos observadores...



nos percataremos de los muretes que la delimitaban.
-Piedra arenisca, propia del terreno de alcornoques, tallada-



Es emotivo ver las huellas de los animales que bajan del monte a saciar su sed.
El calor aprieta, el agua disminuye y hasta...



las carpas...



parece que quieren salirse del agua templada.



Por la cuarteada orilla se pueden ver los restos vegetales de las riadas invernales.
 Muy bien se podría decir que son...



composiciones artísticas surrealistas propias de un museo postmoderno.
La Naturaleza supera con creces la imaginación de cualquier mente creativa.
Junto a las obras naturales, los restos...



de las producciones humanas, útiles en otros tiempos.



En la orilla opuesta podemos apreciar múltiples yeseras de formas irregulares...



que van disolviéndose poco a poco con las crecidas de las aguas.



La forma serpenteante del embalse llega a un punto que podemos admirar
la mole gris y gigante de la sierra de Ubrique. 
Evidentemente, cerquita de ella no estamos.



Hemos llegado al punto por donde se cruzaba antiguamente el río pero las aguas
aún ocultan la ubicación del puente. El camino se torna inhóspito e impracticable.
A la izquierda, Cardela y detrás de ese recoveco se va hacia la Esparragosilla,
donde se le une el de Tavizna y más adelante, el del Bosque, dando lugar al
Majaceite, afluente del Guadalete -río exclusivo de nuestra provincia-  pero por ahora,
nos quedamos sin foto del puente de la pasá Córdoba.



A la vuelta podemos horrorizarnos ante los restos de una actividad que, increíblemente, 
aún se practica en estos lugares. Son mentecatos que ponen en riesgo
nuestro insustituible patrimonio natural con sus bárbaras prácticas.
(Si quieres saber el significado de mentecato, pincha aquí)




Ya volveremos a plasmar la imagen que falta para el post de Ubrique en verde.
Dejamos atrás la cola de los Hurones brillando bajo el tórrido sol del verano que va secando...



el terreno donde antes había agua dándole el aspecto cuarteado como el que tienen



 el mismo camino que trajimos. 
En la meditación que el momento inspira resolvemos que venir al pantano,
con o sin agua, es una aventura inquietante y reparadora, de esas que nunca
nos cansaremos de repetir. El lugar posee tanta plasticidad que...



hasta los eucaliptos australianos de repoblación quedan bien plantados;
 lo único que les falta son los koalas.



Por esa vaguada hace su entrada al embalse el río Ubrique y ante esta estampa se comprende
que desde nuestro pueblo hermano de Benaocaz -de donde partió la tercera marcha romana-
se vean las aguas resplandecientes de la cola del embalse de los Hurones. 



Es de todos conocida la pista de prácticas automovilísticas que se crea anónimamente
en el llano, con la bajada de las aguas. 
¿Qué ubriqueño no ha hecho aquí sus pinitos previos a la obtención del permiso?



En conclusión: Nos sentimos orgullosos de pertenecer al grupo de personas
que por pura circunstancia geográfica nos ha tocado disfrutar de este entorno privilegiado.
Tal privilegio nos obliga a velar por su salvaguarda y favorecer que futuras generaciones
puedan venir para seguir buscando el puente del Pantano.



.

3 comentarios:

  1. Pues habrá que esperar que siga el verano y que baje un poco mas el nivel. Ayer mismo estuve observando el nivel del embalse del Barbate y todavía falta para poder ver un dolmen y su necrópolis que se guardan bajo las aguas. Quizas para septiembre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues también apareció otro dolmen en el pantano de los Hurones cuando la terrible sequía del 2005
      pero éste fue extraido y se guarda en el campamento juvenil. Ya lo veremos más adelante.
      Un saludo Jose Manuel y gracisa por tus aportaciones.

      Eliminar
  2. Y piraguar por él hasta la isla de la esparragosilla y darte un baño en pel... en plena playita, la que hay allí... es encantador

    ResponderEliminar