lunes, 8 de abril de 2013

Como hacer venir a la cigüeña

No ha mucho que nos dimos un estupendo paseo en ruta por algunos
de los pueblos llanos de la sierra de Cádiz, causando en nuestra retina y
en nuestro objetivo fotográfico una muy buena impresión, modestia aparte.
En particular, Bornos, con esa estampa sublime del amanecer en el lago,
con la impresionante sierra gaditana detrás.



Bornos, pueblo señorial  que cuenta entre sus bellezas con este antiguo convento,
 ahora instituto de secundaria, con sus nidos de cigüeñas por los tejados...



aves tópicas que deambulan a sus anchas por los campos limítrofes,
añadiendo su pintoresca tonalidad a aquellos lares.



Bornos puede presumir de un buen patrimonio histórico y cultural, 
plagado de nidos de cigüeñas.
Este hecho nos lleva a recapacitar que en nuestro querido pueblo de  Ubrique...



ya hace bastante tiempo que nos abandonaron. En el blog de Aznalmara 
hay una foto que demuestra cuando formaban parte de nuestra vida.
 La pregunta resumen es bien simple...
¿Cómo hacer que vuelva la cigüeña a Ubrique?



Y no estamos precisamente hablando de la abultada consecuencia
de cuando se unen las únicas diferencias entre hombres y mujeres.
(Queremos agradecer a Carlos, la gentileza de permitirnos plasmar 
esta obra de arte que luce en su Ambigú del Pino. Y sin que él lo supiera.)



El caso es que nuestra migradora Ciconia ciconia, no quiere hacer acto de presencia
por aquestos lares. Bien visto, tampoco quiere lucirse ni siquiera el sol en estos días...



y mira que el astro rey se esfuerza por imponer su esfera ante las revenidas nubes.
Tanta energía se gasta en el intento que hace sudar incluso a la sierra.
¿Será el buen tiempo de lluvia que estamos teniendo 
(ya llevamos contabilizados más de mil seiscientos litros),
la causa justificada para la "no" aparición de nuestras añoradas aves?
 (Podíamos haber empleado el prefijo "des" para la palabra "aparición"...
sin embargo, los vecinos de Taraguillas -la legendaria estación de San Roque-
no podrían dar fe de esa "des aparición". Por allí abundan)
No creemos que la causa de que no vengan, sea la persistente lluvia y eso que...



los arroyos están desbordados, los animales de intemperie, empapados
 y el suelo "enguanchinnao".
Ahí está el Garciago saltándose el puentecillo de la Vega Realejos y
 es precisamente enfrente donde a alguien se la ha ocurrido una brillante idea.



Aprovechando un viejo poste de la luz que hay junto al río
en el llano de la urbanización Coto Mulera 
a modo de reciclaje en verde...



y colocándole una plataforma como base del sólido cimiento que se necesita
 para soportar el peso de las innumerables ramas que lleva la elaboración...



del necesario nido donde puedan procrear las cigüeñas.



Maravilloso proyecto ideado por la Asociación de Vecinos de Coto Mulera 46,
para intentar hacerlas venir de nuevo a nuestro pueblo.
En este epígrafe con los objetivos instalado a los pies del proyecto,
 podemos apreciar que a falta de las patilargas...



ya migran con toda tranquilidad a la zona el cormorán, la garza real y una garcilla.
Todo un lujo para los amantes de la Madre Naturaleza.



El problema es que no se ven cigüeñas por estos lares. 
Las que había antaño allá arriba en el San Antonio, 
fueron humilladas desmontándoles el nido
y masacradas vilmente.
Pero es posible que esta situación cambie...



porque el pasado viernes (el último día de perros que tuvimos, por ahora), 
alguien se dejó ver encima de la torre de Telecomunicaciones.



Allí, encalomada en el extremo superior de lo que puede parecer una chimenea
pero no lo es, se quedó un buen rato. Viendo a un animal de este porte
no entra en cabeza humana que alguien la mire con malos ojos.
Las "cingüeñas" son sinónimo de fertilidad y progreso.
Es difícil imaginar a alguien apuntándole con una escopeta y metiéndole...



 
un tiro. 
¡No, no pasa nada! 
¡Es que ha sacudido las alas para escurrirse el agua de la lluvia incesante!



Nuestra visitante está indemne.
¡Chorreando, pero ilesa!
Seguro que está haciendo un estudio para ver si le interesa anidar en Ubrique.
Desde la torre de Telecomunicaciones...



¿Se fijará en la torre del San Antonio?
Desde la torre de Telecomunicaciones...


¿Se fijará en la torre de la Iglesia?



Por lo pronto está mirando las posibilidades que le ofrece la modernidad.
Lo que no sabe es que en el momento que ponga una sola ramita en la plataforma
los empleados de telefónica arruinarán sus pretensiones.



Y eso que ellas son los porteadoras de los bebés según la antigua tradición.
(Gracias Edu por el hatillo del bebé)
No sabemos si vino para quedarse; el tiempo lo dirá.
Por otro lado, lo de que traen a los bebés es dudoso pero...



lo que si es cierto es que nos trajo un descanso de tanta agua...
Un rayo de sol esa misma tarde, se dispersó por entre las calles de Ubrique.
Luz añorada que vaticinó el cielo azul brillante del día siguiente.



Por fin podemos ver a los aviones volar en el nítido color celeste bebé
(aviones tanto mecánicos como naturales y es que ya han vuelto las oscuras)...



y a los helicópteros sobrevolando nuestra Sierra, en puro contraste con la Madre.



Pero ojalá podamos ver pronto surcando el azul luminoso de nuestro cielo,
la entrañable silueta de las muy familiares cigüeñas portando una ramita en el pico
y poder escuchar de nuevo el aflamencado repiqueteo
 de sus castañuelas crotando desde el nido.


.

6 comentarios:

  1. Muy bonita entrada, y bonitas fotos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Javier. Bienvenido al grupo de los comentaristas de Ubrique en verde. Saludos.

      Eliminar
  2. Hola a todos. He encontrado este artículo sobre lo salvaje que puede llegar a ser el hombre de sotana larga. Un abrazo Manolo.

    http://blogs.20minutos.es/cronicaverde/2013/03/04/las-ciguenas-tambien-sufren-el-desahucio-y-se-quedan-sin-casa/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto el artículo. ¡Impresionante! Lo que no tiene desperdicio son algunos comentarios salidos de las mentes perversas brutamontianas del final. Gracias, Muriel. Saludos.

      Eliminar
  3. ...Que vuelvan las cigüeñas al calendario, que todo resulte más natural: que el tiempo y las estaciones se cuenten con informaciones de la naturaleza. Que se enfaden las flores, que la naturaleza reaccione contra ritmos de vida artificiales...

    "Joaquín Sabina"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Juana...¡Qué vuelvan! ¡Qué vuelvan! ¡Yuju!

      Eliminar